lunes, 5 de septiembre de 2011

Cejas gruesas

No os alarméis por el título. Hoy quería escribir sobre el cambio que han sufrido las cejas en los últimos años y dar una alegría a más de una.
¿Quién no recuerda haber ido a un centro de estética y salir con una hilera de pelitos en la ceja tras haber sufrido durante un buen rato? O pensar:  Dios, qué he hecho!  ¿O temer el momento de la depilación porque te lloran los ojos y te pica la nariz?
Yo soy de las que cuando voy a un centro de estética voy animada, con valentía, casi sin miedo. He crecido con el tópico: “para presumir hay que sufrir”, asique voy mentalizada cuando voy a sufrir. Pero mando al garete el tópico cuando empiezan los primeros pinchacitos. El ojo me llora, la nariz me pica y estornudo. Entonces pienso: ¿Quién me manda venir aquí? He de decir que después me miro en el espejo y el resultado es más que satisfactorio. Pero pasa bastante tiempo hasta que vuelvo a repetir el proceso. Lo confieso. Me da pereza. Mucha pereza. 
 Mientras que hace unas décadas lo que se llevaban eran cejas finitas y muy perfiladas, ahora podemos ver a modelos con cejas más gruesas o incluso con algún pelo que otro de más.

Tenemos que tener en cuenta que porque ahora se lleven pobladas no significa que debamos descuidarlas, pero para las que tenemos cejas tirando a gruesas es una ventaja, porque no nos sentiremos en la obligación de estar todo el día con la pinza luchando por esos pelitos rebeldes :P

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada